En el mes de lucha contra el cáncer de colon, vos también podes sumarte a la campaña de prevención. No esperes a tener síntomas. Controlate. Consulta. No llegues tarde.

Autora: Dra. Isally Maria Julia
Fellow del Servicio de Cirugía del Hospital Carlos G. Durand

El cáncer colorrectal (CCR) es el 3° cáncer más frecuente en nuestro país. Por año se diagnostican más de 13.000 nuevos casos y mueren más de 7.000 personas.
El Programa Nacional de Prevención y Detección Temprana del Cáncer Colorrectal (PNCCR) fue creado con el objetivo de disminuir la incidencia de esta enfermedad y su tasa de mortalidad en la Argentina.
Es una enfermedad PREVENIBLE si se diagnostican pólipos y cáncer en estadios tempranos, y para ello es vital la realización de estudios, especialmente en personas mayores de 50 años o con antecedentes familiares.

Es el tercer cáncer más frecuente en la Argentina (luego del cáncer de mama y el de próstata) y el segundo de mayor mortalidad (luego del cáncer de pulmón). En más del 90% de los casos el CCR tiene una lesión precursora -es decir que se produce antes que el cáncerllamada pólipo adenomatoso o adenoma (un crecimiento anormal de las células de la pared del intestino grueso) que crece lentamente, durante más de 10 años.

Si este pólipo no se detecta y extirpa a tiempo, puede transformarse en un CCR (secuencia adenoma carcinoma.

El CCR tiene una fase llamada temprana -cuando el tumor está localizado en la pared del intestino- en la que no presenta síntomas y las posibilidades de curación son muy altas. En la fase llamada avanzada, la enfermedad se ha propagado a los ganglios linfáticos y otros órganos vecinos o distantes, existiendo menores probabilidades de curación.

El CCR es uno de los tumores malignos más prevenibles y más curables.

• Es prevenible porque la detección y resección de los adenomas (pólipos adenomatosos) previene la aparición de la enfermedad.<
• Es curable porque la detección en fase temprana del CCR permite alcanzar una curación de más del 90% y los tratamientos son menos complejos.

Los síntomas de la enfermedad:

Tanto los pólipos colorrectales como el CCR en etapas tempranas frecuentemente no presentan síntomas, por lo cual es fundamental recomendar acciones de prevención de la enfermedad sin esperar la aparición de éstos. Sin embargo, las personas que presenten síntomas como, por ejemplo, sangrado en la evacuación, dolor y/o cambios en la forma habitual de evacuar el intestino sin explicación, dolores abdominales frecuentes, anemia o pérdida de peso deben concurrir al médico para realizar exámenes del intestino a fin de diagnosticar la causa.

Personas con mayores posibilidades de tener CCR:

 Familiares de 1° de una persona que ha tenido CCR, es mayor aun el riesgo cuando hay más de un familiar con CCR o es menor de 60 años.
 Personas con enfermedad inflamatoria intestinal, como colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn.
 Personas que han tenido pólipos adenomatosos, pueden desarrollar nuevos pólipos, por lo cual deben ser controlados.

Existen diferentes acciones que las personas pueden adoptar para prevenir el CCR.

PREVENCIÓN PRIMARIA

Son prácticas saludables que tienen una influencia positiva:

• Consumir una dieta rica en fibras, especialmente vegetales y frutas.
• Disminuir el consumo de carnes rojas y grasas de origen animal.
• Ingerir productos ricos en calcio (lácteos).
• Realizar ejercicio físico regularmente y evitar el sobrepeso.
• Disminuir el consumo de bebidas alcohólicas y evitar el tabaco.

PREVENCIÓN SECUNDARIA

Se refiere a la realización de los estudios de detección para descubrir la presencia de adenomas o cáncer en fases tempranas.

 Si los pólipos adenomatosos se detectan y se extirpan con la colonoscopia, se puede evitar la aparición del cáncer.
 Si el cáncer se detecta a tiempo, las posibilidades de curación son muy altas debido a que la enfermedad está localizada en el intestino (no hay propagación a otros órganos).

Los estudios de detección recomendados son:

El test inmunoquímico de sangre oculta en materia fecal

Es un estudio que se realiza para detectar la presencia de sangre oculta en la materia fecal. Varias son las causas que pueden generar la aparición de sangre oculta en la materia fecal y con frecuencia es el primer (y en muchos casos el único) signo de alarma que una persona tiene de enfermedad colorrectal.

La prueba llamada inmunoquímica para detectar sangre en la materia fecal (TSOMFi) es la más sensible, ya que reacciona sólo a la sangre humana y no detecta sangre de origen animal. Por lo cual no es necesario hacer una dieta previa ni suspender la medicación habitual, lo que incrementa considerablemente la aceptación de la población.

Otras ventajas del método son su simpleza y que puede ser realizado por las personas en su propia casa sin necesidad de manipulación de la materia fecal. Con el kit entregado por el programa se debe tomar una muestra de materia fecal, guardarla refrigerada (a una temperatura entre 2 y 8 grados) y entregarla antes de una semana al médico responsable. En el caso de que dé positivo, significa que se ha detectado sangre y que es necesario hacer un estudio más específico para poder tener un diagnóstico preciso. Por lo tanto, a las personas que presentan sangre oculta en la materia fecal (resultado positivo) se les debe realizar una colonoscopia que posibilite, por un lado, la visualización directa de toda la mucosa del colon para la detección de las causas de sangrado (entre ellas los adenomas o el CCR en etapas tempranas), permita la toma de biopsias y la eliminación de las lesiones durante el mismo procedimiento.

La realización de estos test en forma anual ha demostrado ser un método efectivo para reducir la mortalidad por CCR.

Colonoscopía:Es una técnica diagnóstica y muchas veces terapéutico que, mediante un tubo flexible con una cámara, permite examinar minuciosamente el colon y el recto. Requiere preparación previa para la limpieza del intestino antes del procedimiento: se debe seguir una dieta y tomar un laxante. En el mismo estudio se pueden detectar y extirpar los pólipos, previniendo el CCR, y/o realizar la detección de cáncer.

El CCR frecuentemente no presenta síntomas hasta las etapas más avanzadas, por lo que es fundamental recomendar la consulta médica a todas las personas tomando en cuenta:

 Personas que presentan síntomas (dolor, sangrado o cambios en el ritmo evacuatorio, dolores abdominales, anemia, pérdida de peso, cansancio, entre otras).
 Varones y mujeres mayores de 50 años asintomáticos.
 Antecedentes personales o familiares de pólipos y/o CCR.

A través de un breve cuestionario, cualquier personal de salud puede identificar y derivar a las personas con riesgo de CCR

1)- ENCONTRAR A HOMBRES Y MUJERES:

Objetivos: encontrar varones y mujeres mayores de 50 años, asintomáticas.

Aprovechar los espacios tradicionales de los centros de salud para encontrar a las personas. También es importante poder salir de las instituciones de salud, ir a los lugares donde las personas están, pasan, transitan. Clubes, supermercados, bares, estaciones de colectivos y trenes, escuelas, plazas, cines, entre otros.

Aquellas personas que tengan familiares con antecedentes de CCR o pólipos, deben consultar sin importar edad. Al igual que personas asintomáticas.

2)- INFORMAR A LAS PERSONAS

Objetivos: brindar información sobre CCR, dar información escrita y los lugares donde consultar. Ser claros y contundentes transmitiendo mensajes claves.

MENSAJES CLAVES:

 CCR se puede prevenir.
 CCR tiene una lesión precursora (pólipos adenomatosos) que si se extirpan puede evitar la aparición del cáncer y si el cáncer se detecta tempranamente las posibilidades de curación son muy altas.
 Afecta principalmente mayores de 50 años.
 Existe un test de sangre oculta en materia fecal que puede prevenir el CCR o detectarlo en fases tempranas.
 Las personas que tienen antecedentes familiares deben consultar al médico para evaluar cuando es conveniente comenzar con los controles.
 El CCR no presenta síntomas hasta que no se halla en una etapa avanzada.
 El test se realiza una vez por año.

3)- INVITAR A PARTICIPAR

Objetivos: invitar a las personas a participar del Programa de prevención de CCR, para que puedan hacer el test de sangre oculta en materia fecal. Facilitar la información y el acceso a sus resultados.

Ofrecer a las personas, mayores de 50 años, realizarse el test de sangre oculta en materia fecal, invitándolos a participar del Programa. Informarles que es gratuito, que se realiza de forma sencilla, que no produce molestias y que no es necesario dieta.

Comunicar los resultados posibles del test, su significado y mencionar a las personas la importancia de ir a buscar el resultado para poder tener un diagnóstico y conocer los pasos a seguir.